Quantcast
Channel: Bloc de BalearWeb
Viewing all articles
Browse latest Browse all 10488

Educación en libertad versus sectarismo totalitario

0
0

El nuevo Govern, presidido por Francina Armengol y sostenido por Alberto Jarabo, está empezando a dar muestras de su pronunciado sectarismo y de moverse por prejuicios ideológicos. En este sentido, conviene recordar como en el pleno de investidura en el Parlament, fue el propio Jarabo quien exigió a Armengol la supresión de los conciertos educativos, de todos, y fue Armengol quien, para contentar a su valedor, le ofreció en bandeja de plata los conciertos de los colegios del parc Bit.

El pasado viernes, 24 de julio, el Govern consumó su promesa y decidió suspender los conciertos educativos a los colegios Aixa i Llaüt, situados en el Parc Bit. El crimen de estos colegios es haber optado por un modelo de educación diferenciada y, aun peor, haber puesto su atención espiritual en manos de la prelatura del Opus Dei. Algo que parece intolerable para quienes habían llegado al gobierno hablando de nuevas formas de gobernar, de diálogo, pluralidad y consenso.

La educación diferenciada supone un modelo educativo tan legal y tan constitucional como el de la coeducación y es un sistema que está implantado sin ningún problema en numerosos países occidentales. En EEUU, por poner un ejemplo, ha sido el propio presidente Barack Obama quien ha dado un importante impulso a este modelo educativo entre los colegios públicos, obteniendo importantes avances en cuanto a resultados académicos.

El rechazo, por tanto, a este tipo de modelo es puramente ideológico e irracional, una muestra de intolerancia y sectarismo impropio de una democracia avanzada, aunque muy común en la izquierda española. De hecho, a determinada izquierda le cuesta entender que puedan existir personas que no piensen como ellos y que, en uso de su libertad, quieran llevar a sus hijos a unos colegios como los del Parc Bit. No conciben que alguien pueda querer para sus hijos un modelo educativo distinto al que ellos quieren imponer para todos.

La libertad de las familias a escoger la educación de sus hijos es un principio recogido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948. No son los poderes públicos, ni los partidos políticos los que han de decir que educación han de tener nuestros hijos. La administración, en todo caso, lo que tiene que hacer es hacer todo lo posible para que los padres puedan escoger con la máxima libertad esa educación que quieren para sus hijos.

La izquierda, sin embargo, quiere imponer un único modelo educativo, público, laico y en catalán a todos, les guste o no. Y sólo toleran la coexistencia de otros modelos, mientras la red pública no pueda cubrir la demanda que ahora absorbe la red concertada. Su interés, y así lo dejó bien claro el portavoz de Podemos, Alberto Jarabo, es ir suprimiendo los conciertos educativos, para


Viewing all articles
Browse latest Browse all 10488

Latest Images

Trending Articles