Quantcast
Channel: Bloc de BalearWeb
Viewing all articles
Browse latest Browse all 10525

Je suis Charlie Hebdo

0
0

El atentado de París, en la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo, ha supuesto un duro golpe para el mundo occidental y ha significado poner en un primer plano la guerra soterrada de dos mundos, el de la intolerancia frente al de la libertad.

Cómo dice Mario Vargas Llosa en un reciente artículo de opinión en El País, el atentado al Charlie Hebdo significa “querer que la cultura occidental, cuna de la libertad, de la democracia, de los derechos humanos, renuncie a ejercitar esos valores, que empiece a ejercitar la censura, poner límites a la libertad de expresión, establecer temas prohibidos, es decir, renunciar a uno de los principios más fundamentales de la cultura de la libertad: el derecho de crítica”.

El ataque islamista es quizás un ejemplo claro y contundente de intolerancia hacia quien piensa distinto. Pero existen en nuestra sociedad otros ejemplos, menos espectaculares, de intentos de censurar o marginar a quien opina diferente. Me vienen a la cabeza las declaraciones de Pablo Iglesias amenazando a periodistas o defendiendo el cierre de medios de comunicación.

Pero también hay otras formas de intolerancia más sutiles, como son las burlas o ridiculizaciones a quienes tienen otras formas de pensar, o la intolerancia de algunos a las críticas. Hay algunos que no pueden concebir que se les pueda criticar y se ponen de los nervios e insultan a quienes ejercen su libertad de expresión para criticar unas actuaciones determinadas.

Son diversos, por tanto, los niveles en que se mueve la libertad de expresión. Por eso es importante respetar la libertad de expresión desde las cosas más mínimas, hasta las más extremas.

Viewing all articles
Browse latest Browse all 10525

Latest Images

Trending Articles